El sufrimiento que tiene que soportar María García

|

LA transversalidad es un concepto que lleva al éxtasis a la progresía y que significa que tú y yo compartimos competencias y así ni tú ni yo tendremos que hacer nunca nada, ni nos podrán exigir responsabilidades. Incluso la transversalidad se puede extender a tres: yo, tú y él o ella, que la progresía es muy correcta en el lenguaje. Por supuesto, la Marea, nasía pa’ganá, ha implantado la transversalidad en su modo de actuar –¿quizá de no actuar?, porque hacer, hacer, lo que se dice hacer, no hace mucho– y así ningún dedo acusador puede señalar a nadie de los fracasos. Pero si además la transversalidad tuviese un efecto analgésico ya sería la bomba, porque a la concejala de Bienestar Vegetal, María García, biotopo pata negra, le tiene que doler todo el cuerpo, y cada día más, a causa de los avances del plan de limpieza de los barrios. Ella es una auténtica enamorada del lixo, le encanta que esté espallado por las calles, y poco a poco le va quedando poquito. No hay que exagerar, tampoco es que A Coruña reluzca como una patena, pero se parece un poco a la de antes de la llegada de los mareantes a María Pita. FOTO: maría garcía, lista para cantar un aria | aec

El sufrimiento que tiene que soportar María García