El alcalde desmonta la historia ficticia de sus coleguitas

|

SI rectificar es de sabios, la Marea, nasía pa’ganá tiene que ser un pozo de sabiduría más profundo que la fosa de las Marianas. Mira que ha tenido que rectificar veces en los tres años que han transcurrido desde que Carlos Negreira ganó por segunda vez las municipales y Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, fue investido alcalde. Pero ninguna rectificación se puede comparar a la última, que ha sido esperpéntica. El propio regidor ha tenido que salir a dar la cara y confesar que la que hasta ese momento había sido la versión oficial sobre la identificación de los okupas de la Comandancia de Obras era simplemente una sarta de patrañas. ¡Toma ya! Hay que agradecerle que haya tenido el valor de reconocerlo, pero a sus compañeros del Gobierno local habría que amenizarles el día con la banda sonora de Pinocho. ¡Ah!, por cierto, alegar que la falta de veracidad se debió a la tensión y el nerviosismo generado por las amenazas que lanzaron los antisistema suena a excusa un poco pobre de más. FOTO: unos policías locales, con unos okupas de la comandancia de obras | aec

El alcalde desmonta la historia ficticia de sus coleguitas