El gusto mareante por ponerse chulo

|

XIAO Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–, protagonizó en su día una memorable versión libre del Dillo ti en Monte Alto. Adoptando su personalidad de regenerador urbano, trató de convencer a los vecinos de que iba a convertir el barrio en el paraíso terrenal. Los residentes rechazaron su propuesta y él los despidió con un “Pensad bien el modelo de ciudad que queréis”, que muchos de los presentes se tomaron como una remasterización del amenazante “Capisci?” que las pelis de Hollywood ponen con frecuencia en boca de los mafiosos, una conclusión que parecía un tanto exagerada. Pero puede que no lo sea, porque el presidente de los vecinos y comerciantes de A Falperra, Antonio Deus, asegura que el alcalde se comportó más o menos igual con él. Después de meses y meses intentándolo, consiguió informar a Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, del plan del barrio para la reforma de la plaza de Santa Lucía, que nada tenía que ver con el municipal. La respuesta del regidor fue lapidaria: “Equivocástesvos de bando”. Qué afición más lamentable tienen en la Marea, nasía pa’ganá, a ponerse farrucos. FOTO: xiao varela y xulio ferreiro, muertos de risa | aec

El gusto mareante por ponerse chulo