Un problema que poco a poco sigue creciendo

|

Andan en Madrid y Barcelona medio revolucionados a cuenta de la masiva presencia de manteros en sus principales calles comerciales. Por supuesto que A Coruña está a años luz de ser una megaurbe como la capital catalana o la española, pero la realidad es que la presencia de vendedores ilegales también está provocando ciertos problemas. Los primeros en poner el grito en el cielo fueron los responsables de las grandes marcas, que están cansados de ver cómo sobre el ensolado de las principales calles coruñesas se venden impunemente réplicas de los objetos que fabrican con gran esfuerzo. Del otro lado, están los profesionales que tienen establecimientos en estos puntos y que si bien reconocen que los manteros no son competencia directa (venden productos muy diferentes) se quejan de que con mucha frecuencia la presencia de estos vendedores impide y dificulta el paso de los clientes a sus establecimientos. Y, mientras tanto, las autoridades miran para otro lado con un problema que sigue creciendo día a día y que amenaza con terminar por enquistarse. FOTO: imagen de un mantero ofreciendo sus productos | aec

Un problema que poco a poco sigue creciendo