Una cosecha con malas perspectivas

|

MARTIño “2.0” Noriega, kuruñés de A Kuruña, estudió medicina en Santiago y llegó a licenciarse, pero lo suyo era el activismo político. Se inició como bloqueiro y después se hizo irmandiño del ya octogenario –entonces aún no lo era– Beiras. Quería ser alcalde y tras hacer el meritoriaje en Teo acabó de regidor de Santiago como cabeza de lista de la Marea del Sar. De eso va a hacer dos años –dos años perdidos para la ciudad– en los que también se inició como agricultor y cantando el “Sementar semantarei” fue echando semillitas por Compostela adelante y ahora, en la segunda parte del mandato, espera recoger los frutos. Pues lo va a tener difícil. FOTO: martiño noriega | aec

Una cosecha con malas perspectivas