La demagogia en estado puro

|

HAY mucho de trampa en esa supuesta votación que determinará el futuro de la pareja del año, Pablo Iglesias e Irene Montero. Primero, porque a estas alturas todo el mundo sabe que Podemos ha retirado los controles que garantizaban las votaciones telématicas de las diversas cuestiones que plantean a esas supuestas bases. La segunda, por el demagógico correo electrónico con el que el macho alfa de la formación morada se dirigió a sus simpatizantes antes de plantear la votación. Decir por ejemplo que contra Podemos todo vale y que a ningún cargo público se le hace lo que se la hecho a ellos es más falso que un billete de seis euros. Al fin y al cabo, acabamos de ver como la presidenta de Madrid tuvo que renunciar por un robo de dos cremas en un hiper o como a Pablo Casado se le cuestionan las notas de su carrera. ¿Acaso no fue el propio Pablo Iglesias el que criticó con furia que De Guindos se comprara un piso de 600.000 euros? Lo que sorprende es que se extrañe de que a él y a su compañera también se les critique. Iglesias pasó de enseñar su pisito en Vallecas a ocultar ese chalé con piscina y casa de invitados e indignarse porque se publicara la información de su compra. Todo un ejemplo de coherencia del que quería asaltar el cielo y lo único que asaltó fue una urbanización de superlujo.  FOTO: Iglesias y Montero | aec

La demagogia en estado puro