El cheiro a Bens se cuela en el edificio de En Marea

|

CUÁNTA falta le hace a En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, encontrar a Jacques, aquel a quien buscaba una motera toda vestida de cuero en un anuncio de colonia. El cheiro a Bens inunda el partido instrumental y no huele nada bien. Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, inventor del exjuez y virtuoso de la gaita la zanfoña Luís Villares, está muy descontento con su criatura, porque algo no se está haciendo bien en el partido instrumental. Lo explica muy bien: se está abandonando “el espíritu de la confluencia”. Ya estamos con el axioma más absurdo del mundo: la confluencia es buena; ¿por qué es buena? Porque es buena. El bivoceiro le responde que traslade sus críticas a los órganos mareantes, donde, casualmente, él cuenta con la mayoría, es decir, que viene a decirle que se vaya a tomar viento. Jacques, porfa, manifiéstate. Y mientras, Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, y su compañera Yolanda “la Yoli” Díaz, los armadanzas mayores del reino, se parten de risa porque saben que en Madrid los premiarán con una galletita. FOTO: luís villares y xulio ferreiro | aec

El cheiro a Bens se cuela en el edificio de En Marea