La cabra de la Legión se quedará sin catar el césped del Camp Nou

|

MARíA Dolores de Cospedal, que reparte su tiempo entre la secretaría general del PP, el Ministerio de Defensa y ser la imagen de una peluquería de Honduras –de algo tiene que valer haber sido en la juventud Miss Feria de Albacete–, lleva una temporada con problemas del aparato digestivo. Cada dos por tres se le viene a la cabeza la imagen de la cabra de la Legión pastando en el Camp Nou y se le desmanda la producción de jugos gástricos. La rendición de Puigdemont hace prácticamente imposible que ese sueño llegue a ser realidad y ella se resiste a admitirlo. “No hay que estar eufóricos. Hay que ser muy prudentes y estar pendientes de lo que ocurre”, ha proclamado con tono castrense. Va a tener que conformarse con jugar al paintball en el jardín de su casa toledana. FOTO: cospedal, de misión en la capital de gabón | aec

La cabra de la Legión se quedará sin catar el césped del Camp Nou