Todavía hay Alonso para rato

|

los españoles somos expertos en encumbrar a alguien para luego intentar echarlo a patadas de ese lugar al que lo subieron. El más claro ejemplo de esta situación es Fernando Alonso, idolatrado hasta el momento en el que consiguió su primer título mundial de Fórmula 1 y, a partir de ese momento, objetivo de los dardos dialécticos de una gran cohorte de envenenados envidiosos. El piloto español ha anunciado que deja la Fórmula 1. Es de suponer que, cansado de no contar con un coche competitivo, el que es considerado uno de los mejores pilotos de la historia deja esa competición. Pero ojo, queda Alonso para rato, aunque en otro tipo de coches. FOTO: Alonso | aec

Todavía hay Alonso para rato