La necesidad de un presidente híbrido

|

LENDOIRO lo sabía todo de fútbol, pero no tenía ni idea de economía. Tino lo sabe todo de economías, pero no tiene ni idea de fútbol. Cuando heredó la presidencia, el Deportivo era un pobre de solemnidad, ahora aún no le llega para cenar de restaurante, pero al menos lleva unas monedas en el bolsillo. Con ellas se paseó un mes por el mercado, pero fue incapaz de fichar un mediocentro defensivo. Habrá que hablar con el departamento de genética reproductiva del Chuac para que sus médicos creen un híbrido de ambos, porque si no el futuro del Deportivo será tan negro como lo es el presente. FOTO: lendoiro y tino | aec

La necesidad de un presidente híbrido