La movilidad inmóvil de los mareantes

|

SUS compañeros de la Marea, nasía pa’ganá, decidieron alcumarlo “Recordman” al haber conseguido un hito inusitado: que el aparcamiento disuasorio de Lonzas esté vacío desde su inauguración, hace ya dos años y medio de ello, y a Daniel Díaz Grandío ha debido de gustarle, pues jamás renuncia a la lucha por nuevos retos. Como concejal de Movilidad Sostenible –parece una broma que los mareantes tengan el valor de mantener un departamento con semejante denominación– el transporte público se encuentra entre sus atribuciones y hace año y medio comunicó la sentencia de muerte para las actuales líneas del autobús urbano, alegando que se encontraban “enfermas”. Vamos, que estaba dispuesto a aplicarles la eutanasia; pero se le debió partir el corazón y no lo hizo. Después prometió el nuevo mapa de líneas de transporte público para el 10 de abril y tampoco cumplió su palabra. Avia Veira, valor emergente de la política municipal, que purga con su soledad en el salón de plenos pecados que no le corresponden, pues los cometieron los bloqueiros que la precedieron en el ayuntamiento, resumió con maestría la situación: “A única mobilidade da Marea foi a dos seus membros polo Estado español e polo mundo”. ¡Olé!, aunque suene un pouco espanhol de máis. FOTO: grandío, de pasajero virtual | aec

La movilidad inmóvil de los mareantes