La presión y el alcalde detenido

|

en el cine, especialmente si la película tiene sello de Hollywood, los dirigentes se crecen ante la adversidad, pero en la vida real la presión ahoga. Los humanos normales se equivocan en el peor momento y de la peor manera, y acaban conduciendo por Barcelona con unas copas de más en pleno confinamiento... siendo el alcalde de Badalona. Para completar el desastre, resistencia a la autoridad para evitar la prueba de alcoholemia. Así acaba un regidor detenido y presentando su dimisión y sus disculpas por carta. Entonces y solo entonces su propio partido y la oposición reconocen que sabían de su situación. Mundo despiadado el de la política. FOTO: el ya exalcalde

La presión y el alcalde detenido