A Mallorca voy... con el pasaporte

|

A Paco Vázquez, el coruñesismo hecho hombre, le traía a mal traer el topónimo de la ciudad. En Baleares, en cambio, resuelven un problema así sin despeinarse. La capital de la isla de Mallorca se había llamado toda la vida Palma, pero en 2012 pasó a ser Palma de Mallorca. Cuatro años más tarde recuperó su nombre genuino. Con tanto cambio a uno le es difícil saber dónde está; incluso saber si está en España o en el extranjero. Al menos, si se atiene al informe del Ayuntamiento, presidido por el ecosoberanista Antoni Noguera, sobre los vecinos de la ciudad, en el que los españoles figuran en el capítulo de población de nacionalidad extranjera. FOTO: antoni noguera | aec

A Mallorca voy... con el pasaporte