La artífice de que el gasto social español sea casi ridículo

|

LOS estudiosos de la Marea –los hay de tantas cosas disparatadas que por qué no iba a haberlos de la xente do común– no acaban de encontrarle sentido a la presencia de la pseudopeletera Silvia Cameán, musa del sector pijo de los mareantes, en el equipo de Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira. Evidentemente la imposibilidad de dar con una justificación no viene de que su gestión sea tan brillante que suponga el contrapunto a la de sus compañeros –¡qué más quisieran los coruñeses!–, sino de todo lo contrario, del desacierto de todas sus decisiones. No hay asunto que salga de su despacho que no obligue a una posterior rectificación. Pero, como no hay mal que cien años dure, al fin se ha resuelto el misterio. Un estudio elaborado por Eurostat, la agencia estadística de la UE, desvela que España está por debajo de la media comunitaria en gasto social. ¡Claro!, cómo no va a estarlo si el año pasado le retiraron 1,3 millones del dinero del que ella disponía para esa materia. Así no hay forma de que las cuentas estatales den para no figurar entre los últimos de los Veintisiete. FOTO: cameán mira de esguello durante un pleno | aec

La artífice de que el gasto social español sea casi ridículo