Suecia cierra su peculiar pesadilla

|

Suecia es un país muy peculiar. Tanto, que pasa por ser un paraíso de los derechos sociales y resulta que la extrema derecha tiene un peso importantísimo en la mayoría de las estructuras del país. Ahora, aseguran que han resuelto el asesinato de su primer ministro, Olof Palme, ocurrido en 1986. Se lo atribuyen precisamente a un ultraderechista con acceso a armas y conocimientos militares. Por desgracia este hombre murió hace ya muchos años así que nunca sabremos los motivos que lo llevaron al magnicidio. Es más, ni tan siquiera estaremos seguros del todo de que él fue el auténtico responsable del crimen. FOTO: olof palme | aec

Suecia cierra su peculiar pesadilla