El Puerto de Ferrol sitúa en el 3,43% su rentabilidad, la séptima más alta

mercancias en el puerto
|

La rentabilidad sobre fondos propios de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao se situó en el año 2013 en el 3,43%, tres décimas más que el ejercicio anterior y por encima del 2,5% que establece la Ley de Puertos para el conjunto de las 28 dársenas de titularidad estatal.
El incremento de la eficacia en la gestión del organismo que preside José Manuel Vilariño se produce el año en el que se redujo el tráfico de mercancías, que pasó de los 13,7 millones en 2012 a los 12,5 del siguiente, un descenso del 8,5%.
Con este resultado, la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao escala dos peldaños en el ranking estatal, pasando de la novena a la séptima plaza de una relación que encabeza, un año más, Cartagena, la quinta rada en tráfico.
Como regla general, ambas variables –rentabilidad y tráfico– guardan cierta relación, aunque no en todos los casos. Así, la Bahía de Algeciras, Barcelona y Huelva se encuentran entre los seis primeros puestos en ambas categorías, si bien hay otros, como Valencia –el segundo puerto en actividad– o Bilbao –el cuarto– que presentan unas cifras mucho más ajustadas.
Del total de puertos de interés general, 9 –uno más que en 2012– presentan un balance negativo. Con todo, el conjunto del sistema portuario estatal alcanzó en 2013 una rentabilidad anual exactamente igual –2,34%– que la del ejercicio precedente, por debajo, cabe recordar, de las exigencias de la Ley de Puertos vigente.

265 millones de beneficio
Pese a ser un año en el que la actividad portuaria experimentó un ligero retroceso, el resultado económico de 2013 fue más positivo que el del ejercicio anterior. Según Puertos del Estado, el conjunto del sistema obtuvo unos beneficios de casi 265 millones de euros, un 21,8% más.
De los 1.028 millones de ingresos generado por la explotación de las infraestructuras –principalmente tasas– se han deducido los gastos de personal, que han aumentado apenas un 1%, superando los 245 millones –179 de ellos en salarios– y gastos computables a servicios externos como los trabajos de reparación y conservación de instalaciones y equipamiento, de profesionales independientes y de suministros y consumos, cifrados en 199 millones. La otra gran partida del gasto la constituye la amortización del inmovilizado, que ha absorbido casi 396 millones de euros.
Finalmente, los activos del sistema estatal han mejorado sus números con respecto al año 2012, en concreto en 115 millones de euros, hasta superar los 14.361. La principal partida, la correspondiente al inmovilizado material –es decir, terrenos y bienes, construcciones, equipamientos e instalaciones–, ha pasado de 9.498 millones a 9.514. Sin embargo, las inversiones inmobiliarias se redujeron en 40 millones –a 31 de diciembre estaba en 2.875–. n

El Puerto de Ferrol sitúa en el 3,43% su rentabilidad, la séptima más alta