La zona rural araña compromisos para los presupuestos municipales

Representantes de todos los grupos municipales escucharon las propuestas de las entidades vecinales del rural | jorge meis

La convocatoria de la agrupación vecinal de la zona rural, que aglutina a las entidades de las diferentes parroquias y que preside Manuel Sendón, a una reunión para abordar las necesidades imperantes y las que se pueden incluir en el borrador de los presupuestos presentado por el ejecutivo local tuvo buena acogida, con representación de todos los grupos municipales, desde el PSOE, en el gobierno, a PP, FeC y BNG, en la oposición.


También hubo un consenso generalizado sobre las necesidades y el abandono de la zona rural, con una deuda histórica, que se acumula mandato tras mandato, y sobre los temas imprescindibles, entre los que no falta nunca el saneamiento de la zona rural.


El presidente de la agrupación, Manuel Sendón, explicó que a este respecto todos están de acuerdo en la inclusión de esta actuación, aunque se plantea como encomienda de gestión de la empresa Emafesa, que debería acometer estas obras. Lo que se reclama desde la zona rural es que el proyecto que baraja el Concello –Sendón explicó que el gobierno ve viable que la actuación esté lista en un período o de ocho años– se pueda ejecutar totalmente en cinco años y no solo la red principal de modo que todas las parroquias estén conectadas sino que se empiece a estudiar cómo dar salida a viviendas que aun en zonas con conexión no pueden tener saneamiento por problemas técnicos de cotas o ubicación.


En el capítulo de inversiones, las AAVV de rural recuerdan que existen dos compromisos de 2017 y 2018 de destinar 1,5 millones anuales a la zona rural, por lo que se reclama la inclusión de esta partida en el texto económico de 2021. Recuerda Sendón que aunque los presupuestos incluyen inversiones del POS –unos 800.000 euros– y se ha aprobado recientemente una modificación de crédito también para la zona, estas obras se corresponden con POS de 2019 a 2021, no a inversiones de un año. El presidente de las AAVV recuerda además que “es mentira que los POS beneficien más a la zona rural, porque de 2017 a 2021 la inversión en la zona urbana fue de unos 700.000 euros mientras que en la rural de unos 570.000”.


Otra de las cuestiones a debate fue la realización de desbroces, para lo que se reclama una cuadrilla permanente en la zona rural, que podría estar formada por un grupo de unos 15 trabajadores que “sobrarían” con la implantación de la carga lateral en la recogida de residuos. Todos concordaron en que esta cuadrilla se incluyese en el contrato de limpieza que tiene Urbaser –aunque el BNG apuesta por una cuadrilla municipal directa–. El contrato en vigor concluye este verano la segunda prórroga por lo que las AAVV reclaman, mientras no se incluya en el nuevo, un contrato -puente por un año.


La revisión del PXOM es otra demanda de las entidades vecinales del rural, de modo que se puedan consolidar como suelo edificable zonas que ya cuentan con numerosas construcciones , siempre cumpliendo un determinado modelo de vivienda.


La apuesta por la residencia de mayores en O Boial, un centro de día para la zona rural –se plantea la posibilidad de destinar a este uso el edificio de la universidad una vez que se liberase de esos usos–, la ampliación de la policía de barrio a las parroquias, por las necesidades de control existentes, o una mayor vigilancia a maderistas –ocasionan destrozos en las pistas–, los vertederos incontrolados o el entorno de las playas –denuncian que no se vigila, por ejemplo, la estancia de las caravanas– son otras cuestiones que se pusieron sobre la mesa en la reunión entre las entidades y los grupos políticos.

La zona rural araña compromisos para los presupuestos municipales

Te puede interesar