Querido 2050

|

A ver cómo te lo explico. Te escribo desde 2021 un año muy difícil para los españoles porque su hermano pequeño, el 2020 nos dejó una vida muy complicada que sobrecargó nuestra mochila que, a su vez, ya estaba saturada de desgracias desde 2008, año en el que un presidente llamado Zapatero nos dejó a las puertas de la UVI financiera. El motivo de esta carta no es otro que el de pedirte que nos adelantes algo. El presidente Pedro Sánchez nos dice que en tú año esto va a ser un paraíso verde, solidario y próspero. Nosotros queremos creerle, es más, necesitamos creerle, pero claro nos lo fía todo tan lejos que más de la mitad de la población de hoy quizá no estemos en este mundo para tan lejana fecha y nos gustaría poder respirar un poco de ese aire puro que nos anuncian que tú traerás. Sucede que en el momento que te escribo estas letras, nuestro país, España, sufre una tremenda crisis económica, con muchos negocios arruinados y familias enteras que no llegan a fin de mes, que digo a fin de mes, ¡ni a mediados ¡Tenemos también una crisis sanitaria que se ha llevado a más de 100.000 compatriotas y que nos mantiene a todos en un estado de semilibertad, amedrentados y con muchas dudas sobre la gestión con que se ha llevado esta situación. También tenemos una crisis social que arrastra a la marginalidad a una cosa que había aquí que se llamaba clase media, en la actualidad cerca de la extinción, mientras crece la pobreza. Otra crisis que padecemos es la laboral, con millones de parados y jóvenes que no encuentran trabajo ni aquí ni en ningún sitio y que cumplen los 40 años conviviendo con sus padres o abuelos. Por si fuera poco todo esto, seguimos con la eterna crisis territorial que amenaza la unidad de España y nos tiene con el alma en un puño desde hace años. Otra crisis que tenemos en 2021 es la judicial, pues los órganos que recoge nuestra Constitución tampoco se renuevan y la independencia del poder judicial está en entredicho y, para no liarte, mencionaré otra crisis que nos asola y nos llena de perplejidad, la crisis migratoria. Esta última no es que nos sorprenda pero es que creímos que estaría solucionada porque el presidente Zapatero, ya te hablé de él, montó una cosa que se llamaba “Alianza de civilizaciones” que, según él, nos traería la convivencia pacífica en todo el mundo y más allá. Como verás, necesitamos de tú generosidad urgentemente, con un adelanto a cuenta de algunas de las bondades que nos anuncian que traerás y es que, como habrás visto, no podemos esperar tanto tiempo. Te haré una confidencia, yo creo que nuestro gobierno no tiene capacidad para dar solución a nuestras necesidades más perentorias y mirando al futuro tan lejano, se inventa ensoñaciones que lo separan de nuestra realidad. ¡País!

Querido 2050