Vacunados y sin cubrebocas

|

Los expertos señalan que el proceso de la vacunación en Galicia va por buen camino. Lo que quiere decir que se van cumpliendo los programas y planificaciones hechas en su momento y que son corregidas, según las demandas detectadas, por los responsables de los equipos integrados en la consellería de Sanidad. Los parones registrados en los procesos de vacunación, según se señala de manera oficial, son debidos a la falta de material para poder realizar las inoculaciones y también a los distintos cambios, rumbos y direcciones dados desde la comisión de Sanidad a la hora de poner una u otra vacuna a los diferentes grupos de edad. Una indecisión que se sigue manteniendo con respecto a la vacuna de AstraZeneca. Con demasiada frecuencia se cambian las edades de los que pueden ser los receptores de esta vacuna y parece que ahora se asume la definitiva. Se completará la segunda dosis a los menores de 60 años con la Pfizer. Los del tramo más comprometido que fue objeto de numerosas protestas, entre los 65 y 69 años, a los que se les inyectó AstraZeneca, volverán a recibir la segunda con esta vacuna. De ser así se cerrará uno de los capítulos más controvertidos de estos meses de vacunación.


Los que sí es importante resaltar es la encuesta elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en la que se da cuenta de que el 85% de las personas encuestadas son ahora partidarias de vacunarse. Y que tan solo el 6% mantiene su actitud negacionista de recibir una inoculación contra el coronavirus.


Todo ello hace pensar que en el verano propiamente dicho –mes de agosto- un alto porcentaje de la población gallega estará vacunada. Y que podremos estar al aire libre, en lugares abiertos, sin tener que utilizar las siempre molestas mascarillas, cubrebocas o tapabocas. Barreras para tapar los orificios respiratorios que tanto bien nos hizo en los momentos de los contagios aéreos. Galicia volverá a ser pionera en todo este proceso. La Sanidad gallega y los sanitarios, además de nuestro respeto, se merecen toda nuestra admiración por un trabajo tan bien hecho. 

Vacunados y sin cubrebocas