El castillo de San Felipe estará cerrado al público por obras durante mes y medio

La fortaleza tendrá un espacio de bienvenida con folletos y material audiovisual | d. alexandre
|

Las nuevas obras de acondicionamiento del castillo de San Felipe comenzarán esta semana e implicarán el cierre de la fortaleza a las visitas desde el lunes 10 de mayo hasta el 15 de junio, según las previsiones municipales. Se llevarán a cabo obras de mejora en el acceso y también se habilitará un espacio de recepción de visitantes, al tiempo que se eliminan añadidos que no se corresponden con la coherencia del conjunto arquitectónico. Son dos proyectos que coinciden con las obras en la torre de la batería baja, catalogada como Bien de Interés Cultural.


Las obras de eliminación de elementos descontextualizados, que se fueron añadiendo con el paso del tiempo, se corresponden con zonas con ladrillo a la vista, alicatados de terrazo o de baldosa cerámica o la barra de la cantina. Además, se acondicionarán los aseos públicos para mejorar su aspecto y funcionalidad y convertirlos en accesibles. Este proyecto, adjudicado por 33.890 euros y con un plazo de ejecución de dos meses, incluye también trabajos de conservación y mantenimiento de la cubierta de la sala de Cureñas y de los cuerpos de guardia situados en el acceso principal y recogerá mejoras en la señalización.


Las concejalas de Turismo, María Teresa Deus, y Patrimonio Histórico, Eva Martínez, anunciaron también una segunda obra, adjudicada por 14.600 euros, que consistirá en la habilitación de un espacio de recepción de visitantes centrado en la divulgación histórica y cultural de la fortaleza. En la entrada se instalará un mostrador de madera hidrofugada y metacrilato, así como una unidad de electricidad con focos led para iluminar el área y crear una atmósfera cálida, estantes para material turístico y material para reproducir audiovisuales de forma constante. Se colocará además una lona exterior que señalice la entrada y se acondicionará un espacio con sillas y bancos que sirvan de descanso para los visitantes.


Actualmente ya está en curso la rehabilitación de la torre del siglo XIX de la batería baja, en una obra que incluye su adaptación y acondicionamiento para uso expositivo. Está previsto que acoja una muestra permanente sobre la evolución de las defensas de la ría en los siglos XVIII y XIX y otra sobre la historia del castillo.


Acondicionamiento

Se trata, explica Martínez Montero, de una puesta a punto de cara al verano para que la fortificación “presente a súa mellor cara”. Explica que hay todavía “moito traballo por facer” y que está pendiente la concesión de un importe del 1,5% Cultural para la eliminación de humedades, “o principal problema da fortificación”, afirma.


La actuación forma parte del plan municipal para “recuperar e dinamizar a actividade no castelo” y para hacer llegar su valor tanto a los visitantes como a los vecinos, explicó la concejala María Teresa Deus. En esa línea divulgativa se incluye la inauguración de la exposición sobre la batalla de Brión que se muestra en la sala de Cureñas.


La concejalía de Obras e Servizos, al frente de la cual está Ana Lamas, aprovechará el período en el que el castillo estará cerrado al público para mejorar el acceso a la fortaleza. 

El castillo de San Felipe estará cerrado al público por obras durante mes y medio