Subir impuestos, la fórmula letal Sánchez

|

La mala gestión que ha realizado el Gobierno de la pandemia ha traído consigo una crisis económica de una magnitud no conocida. Organismos como la OCDE informaron que en 2020 la economía española sufrió el mayor desplome y la recuperación más lenta. El presidente ayer seguía hablando de éxito de las medidas puestas en marcha dirigidas a que nadie quede atrás. Sin embargo, la realidad es muy distinta. El propio Ejecutivo se ha visto obligado a rebajar sus propias previsiones un 34% y avanzar que el paro va a seguir subiendo hasta el 15,2%. Ahora, nos venden que los planes, que antes de que acabe el mes presentarán en Europa para poder acceder a los fondos de recuperación, van a ser la salvación de todos nuestros males.


Sin embargo, el mismo día que Sánchez presentaba los grandes rasgos de estos planes, nada nuevo porque ya lo ha presentado varias veces, la ministra de Hacienda anunciaba una subida de impuestos que pretende entren en vigor en 2022. La trampa para los poco legos es que en España se tiene que conseguir la armonización fiscal, algo que se traduce fácil, subir impuestos en aquellos lugares que están en una u otra medida bonificados. Es decir, el Gobierno quiere subir los impuestos que gravan Sucesiones, Donaciones y Patrimonio. Y, por si fuera poco, y el momento el más inconveniente, también el Impuesto de Sociedades.


Montero se basa para esta subida en la necesidad de terminar con la distancia de ocho puntos que nos separan de la recaudación de Europa. Nada menos que 90.000 millones de euros. Es la mejor manera de hundir aún más la economía, el peor momento, ya que la pandemia ha dejado muy debilitadas y endeudadas nuestras empresas y eso sin contar las que no han podido sobrevivir por la falta de ayudas directas.


Al margen de que subir impuestos no parece la mejor campaña para las elecciones a la Comunidad de Madrid el 4 de mayo, más que nada porque el candidato socialista ha dicho lo contrario en los últimos días, hay que recordar que el Gobierno no ha sido incapaz de recaudar con los nuevos impuestos en vigor desde este año ni la mitad de lo que había previsto. De hecho, la AIReF ha rebajado a menos 3.000 millones los 6.100 previstos. Veremos lo que ocurre con la nueva batería de subidas en un momento muy delicado de familias, empresas y autónomos. Tanto, que el propio Sánchez aseguró ayer que el PIB subirá por encima del 2% allá por el 2030. Desconozco si es un error. Lo que sí es, es desolador. 

Subir impuestos, la fórmula letal Sánchez