Navantia Ferrol despide a la tercera plataforma flotante del proyecto eólico Kinkardine

La tercera plataforma flotante del proyecto Kinkardine que la empresa Cobra está desarrollando en aguas escocesas partió durante el mediodía de ayer de las instalaciones de Navantia Fene | jorge meis
|

Sobre las doce de la mañana, un poco antes de lo planeado, la tercera plataforma flotante del proyecto Kinkardine abandonaba las instalaciones de Navantia Fene en dirección al puerto de Rotterdam, en los Países Bajos. Se trata de la última unidad fabricada en la factoría fenesa –una cuarta está siendo construida en Puerto Real, pero se ensamblará en Fene– y, una vez instalada, formará parte del parque eólico flotante más grande del mundo.


La plataforma, a bordo del buque semisumergible “Fjord”, será remolcada por el navío “Seraya” hasta aguas holandesas.


La descomunal estructura, no obstante, no fue la única en abandonar, aun de forma temporal, las instalaciones ártabras del grupo naval público, pues ayer mismo también daban comienzo las pruebas de mar del segundo AOR de la Armada australiana, el “Stal-wart”.


Grandes hitos

La despedida de la plataforma eólica flotante y el inicio de las pruebas de mar del buque de aprovisionamiento australiano suponen dos importantes y, en cierto sentido agridulces, momentos para 

los astilleros ferrolanos.


Y es que, salvo por el proyecto de jackets para el parque de Saint Brieuc de Iberdrola que se fabricarán en Fene, la partida de ambas construcciones acerca más el temido período de falta de carga de trabajo hasta el inicio, potencialmente a lo largo del año que viene, de las fragatas F-110. De hecho, según las previsiones del grupo naval, el “Stalwart” abandonará definitivamente las instalaciones de Ferrol rumbo a Australia el próximo 18 de abril.

Navantia Ferrol despide a la tercera plataforma flotante del proyecto eólico Kinkardine