El gobierno de Cariño asegura que el Juzgado de Paz seguirá funcionando “con normalidad”

El Bloque denuncia que muchas gestiones tendrán que hacerse en Ortigueira |j. meis
|

El alcalde de Cariño, José Miguel Alonso Pumar, aseguró ayer que el Juzgado de Paz de la localidad seguirá funcionando con normalidad a partir de hoy, fecha en la que, según denunció el BNG, finaliza la relación laboral de la secretaria. Este hecho, que niega el ejecutivo municipal pese a reconocer que existe un “conflicto” entre la trabajadora y Xustiza, provocaría, explican los nacionalistas, que los vecinos y vecinas de Cariño se deban desplazar al Juzgado de Paz de Ortigueira para realizar la mayor parte de las gestiones que tienen atribuidas estos tribunales.


“Practicamente todos os trámites que se poden facer nos xulgados”, explicó el portavoz del BNG, Uxío Cerecedo, “precisan da sinatura da secretaria e mais da xuíza, agás as fes de vida”. “Todos os demais”, denunció, “terán que facerse en Ortigueira”.


Cerecedo recordó que hoy “é o último día da secretaria no seu posto”, una situación de la que culpa a la “falta de entendemento” entre el Concello y Xustiza. “Esta persoa foi proposta no seu momento para substituír a titular”, apuntó el concejal nacionalista, “que está en excedencia”, por lo que, según la normativa vigente, “non é necesario que teña relación laboral ningunha co Concello ao tratarse, insisto, dunha substitución, non da cobertura dunha vacante”.


Interpretaciones

Las diferentes interpretaciones sobre la normativa provocaron incluso que la secretaria estuviese siete meses sin cobrar, anomalía que está en vías de solventarse, a diferencia de su continuidad en el puesto. “Para iso o único que tiña que facer o Concello era enviar un escrito explicándolle a situación á Consellería de Xustiza, algo que non fixo”, lamentó Cerecedo, “malia saber desde hai tempo que este baleiro se ía producir”.El nacionalista añadió además que en las últimas horas ya se habían dado citas para el tribunal ortegano, afirmación que desmiente el ejecutivo local, que destaca su labor “mediadora” para tratar de solucionar el conflicto “entre las partes”.

El gobierno de Cariño asegura que el Juzgado de Paz seguirá funcionando “con normalidad”