Tiendas online, el futuro de muchos negocios en época Covid-19

Tiendas online, el futuro de muchos negocios en época Covid-19
|

“Digitalizarse o morir.” Una de las frases más repetidas en los últimos meses y es que las tendencias se han acelerado hasta tal punto, que tener presencia en Internet deja de ser una opción para convertirse en una necesidad.

Ocurre en todos los sectores. Desde la educación hasta la medicina, los canales digitales se multiplican día a día para ofrecer un servicio más ágil, seguro y sencillo. Y las tiendas no son una excepción. El pequeño comercio ha sido uno de los más castigados durante esta pandemia y el e-commerce se convierte en el bote salvavidas para mantener la actividad y poder llegar a más gente.

Qué tiene que tener tu tienda online
Dar el paso a una tienda online puede ser abrumador. Utilizar una plataforma de servicios freelance te ayudará a encontrar a aquellos profesionales de diferentes perfiles que le irán dando forma a tu negocio. Además, estas plataformas tienen muchos otros beneficios como por ejemplo el bajo coste, que siempre ayuda cuando vas a empezar un proyecto, profesionales cualificados y con experiencia capaces de ayudarte a crear tu tienda online de principio a fin, puedes contrastar opiniones de otros usuarios que han usado el mismo servicio con la confianza y seguridad que eso aporta, cuentas con servicios de soporte detrás para cualquier inconveniente que pueda surgir…

Si no sabes por dónde empezar, estos son los puntos imprescindibles para establecer las bases de tu e-commerce. 


Una página web
La página web se convierte en la base de todas las operaciones. En primer lugar, hay que establecer los cimientos: el dominio, el hosting y el sistema de gestión de contenidos. Después, tendrás que dar forma al diseño, a la estructura, a los textos e introducir un buen buscador para facilitar la experiencia del usuario.

Debes tener en cuenta que la página web es el primer encuentro que el usuario va a tener con tu marca en internet, no hay oportunidad de un contacto personal para interesarte por el usuario, debe atraerle lo que ve desde el primer segundo, si no abandonará rápidamente la página web y se irá a la competencia. En este punto es esencial que busques buenos profesionales freelance que te recomienden lo mejor enfocado a tu público objetivo.


Una pasarela de pago
Si no hay pago, no hay ventas y, por lo tanto, deja de haber negocio. Cada vez estamos más acostumbrados a comprar por Internet, pero sigue habiendo desconfianza y reticencias a la hora de dar los datos de la tarjeta.

Asegúrate de que el proceso sea claro, de que tienes todas las medidas de seguridad necesarias y, sobre todo, de que ofreces las máximas facilidades para realizar el pago y que el usuario se sienta cómodo.
Una comunicación ágil y eficaz

La estrategia de comunicación es el eje transversal de tu negocio digital. Cuida y facilita los canales de contacto. Cuanto más sencillo, ágil y rápido sea, menos dudas tendrán al otro lado de la pantalla. Plantea la interacción como si lo hicieras cara a cara, ofrece tu ayuda, facilita la relación y nunca dejes a nadie sin contestar.


Evita los errores más comunes
Conocer los errores y los principales inconvenientes con los que se encuentra el cliente te dará las pistas para poder evitarlos. Según un estudio de la OCU el 85% de las compras en internet se realizan sin ningún tipo de incidente. El 15% restante encuentra algún inconveniente durante el proceso. Entre los más habituales están:

Retrasos en la entrega. Es una de las principales causas de descontento. Gestiona bien tu stock, cuenta con una empresa de reparto fiable y, ante todo, informa a los clientes en caso de que haya un retraso. Muchas veces una simple llamada o email es suficiente para evitar una mala experiencia.
El producto no se ajusta a la descripción. Cuida cada una de las fichas de producto como si fuera la única. Unas fotos y una descripción acertada, realista y concreta te permitirán vender más y evitar confusiones y expectativas erróneas.


Condiciones de precio. A quién no le ha pasado que al llegar a la plataforma de pago, el precio sube sin saber por qué. Cerciórate de que los gastos de envío, las tasas y cualquier tipo de extra están bien reflejados en la ficha del producto para que no haya sorpresas en el carrito.

Crear un e-commerce requiere tiempo, trabajo y contar con buenos profesionales. Y es hoy, más que nunca, necesario. El consumo se traslada a la esfera digital y tener una tienda online se convierte en la posibilidad de vender tus productos las 24 horas del día, de tener un mayor alcance y de mantener la actividad pese a las restricciones de movilidad.

Tiendas online, el futuro de muchos negocios en época Covid-19