Una gota de Tres en uno

|

SI las últimas semanas han sido duras para la coruñesa por consanguinidad –su padre y su abuelo lo eran– Cristina “Supertatto” Cifuentes, las que vienen por delante aún lo serán más. La renuncia a la Presidencia de la Comunidad de Madrid y al acta de diputada autonómica la han dejado sin unos ingresos anuales de 106.000 euros y se ha quedado con una mano delante y otra detrás. “No tengo pisos, ni áticos; no tengo acciones, no tengo nada. En mi cuenta corriente debo de tener 900 euros”, ha confesado. Y no miente, pues vive de alquiler en Malasaña. Menos mal que cuenta con su título de licenciada en Derecho y que es funcionaria del cuerpo técnico superior, porque si no, su supervivencia le obligaría a practicar con fervor la doctrina Solbes. Aquella que expuso ante la comisión parlamentaria que investigaba el rescate de los bancos: “Si no existiesen las puertas giratorias, los políticos se extinguirían”. Aprovechando que a ella le gustan los bolsos grandes, siempre podrá llevar un bote de Tres en uno por si hay que lubricar las bisagras para que no chirríen mucho.

Una gota de Tres en uno