EL RESUCITADO

|

Tardó Rajoy en percatarse del error que había cometido al declinar el ofrecimiento para formar gobierno. Al dar un paso atrás y agazaparse le regaló la iniciativa a Pedro Sánchez. Y el líder socialista la está aprovechando. El “road show” que está desplegando le ha situado en el centro del escenario de la política española. Sus encuentros con dirigentes de otros partidos; con sindicalistas y empresarios, proyectan la imagen de un candidato serio. Consiga o no la investidura, tiene ya en su activo dos logros. Ha sobrevivido a las profecías de quienes dentro y fuera de su partido daban por hecho que se estrellaría. El segundo logro tiene que ver con la propia continuidad de Sánchez como candidato del PSOE caso de repetirse las elecciones. Sólo han transcurrido cincuenta días desde que se celebraron los comicios y el PSOE sigue teniendo los mismos 90 diputados, pero Sánchez ha conseguido cambiar la imagen de perdedor por la de político correoso y ambicioso. Falta la última mano. La más difícil: concertar con Podemos. Iglesias quiere entrar en el futuro Gobierno y Sánchez preferiría el acuerdo con Ciudadanos. Pero no suma. Para que el proyecto salga adelante es imprescindible cuadrar el círculo y que Podemos o el PP se abstengan. Sánchez lo tiene muy difícil, pero, pase lo que pase, aunque pierda, gana. En  caso de repetición de las elecciones, volvería a ser candidato. Mantenerse al frente del partido, era su segundo objetivo. Y ya lo ha conseguido. El error táctico de Rajoy le ha resucitado.  
 

EL RESUCITADO