El niño prodigio

|

Bárcenas con su libretita ya no es el puto amo. Ahora lo es Villarejo, el “Niño Prodigio” del condecora-vírgenes Fernández Díaz, a quien, vayan Uds, a saber si le pudo poner micrófonos en su despacho, y cámaras en la habitación donde Juanca cohabitaba con una quierindonga. ¿Y ahora qué?: ¿El pollo del banco BBVA va a pringar? No se sabe. Parece que el CNI no tiene NPI del asunto; y la Agencia Española de Protección de Datos se la rasca, ante tamaña violación del derecho a la intimidad, sin decir ni pío. Esta es la puta actitud de unos inútiles consumados, porque; vanos a ver: El Villarejo tiene los números de teléfono de dios y su madre, y el de san pedro, y el Vaticano y la Conferencia Episcopal Española también callan como muertos. He querido comprar en una ferretería las maquinuchas que usó el Villarejo, para espiar yo también, y me dijeron que se han agotado en dos días y ya no pueden venderlas por órdenes de la superioridad ¡Me cago en la! ¿Alguien me las vende de segunda mano, porfa? Pago bien.

El niño prodigio