Una ranchera para un cabeza de rata

|

BERTÍN Osborne es un tipo simpático, un caradura profesional, pero simpático. Canta rancheras, protagonizaba espectáculos con Arévalo y hasta presentaba un programa en televisión. Vamos, que trabaja; eso sí, porque para andar todo el día de festa rachada hace falta dinero, que si no... Políticamente siempre ha estado más cerca del PP que de cualquier otro partido, incluso más cerca del PP de Aznar que del de Rajoy o incluso del de Casado, y se le nota. Ha empezado el juicio del procés y le ha dedicado un temazo a Puigdemont: “Ese que parece que tiene una rata en la cabeza es un cobarde”. Será díficil que lo contraten para la verbena de Montserrat.

Una ranchera para un cabeza de rata