ESQUILMAR LOS RECURSOS

|

Entre las acepciones de esquilmar, ninguna resume mejor la actuación de los furtivos que operan en la zona de Ferrol que la de “agotar una fuente de riqueza sacando de ella mayor provecho que el debido”. El problema es el menoscabo que supone para la riqueza del entorno marisquero y para el conjunto de los trabajadores del mar que actúan de forma legal. Esquilmar implica que no se respetan los periodos de crecimiento y que la extracción, que ahora también se ceba en el percebe, se hace bajo el más absoluto descontrol. Se suma a ello el hecho de que los productos no pasan los necesarios y obligados controles sanitarios. Aunque este siempre ha existido, es indudable que el repunte del furtivismo tiene su origen en la carencia de medios de subsistencia por parte de una numerosa población. Pero, como siempre, también en la disposición de un mercado que le da salida.

ESQUILMAR LOS RECURSOS