La antológica víspera del mitin de los paracaidistas

|

LOS jardines de Méndez Núñez son el lugar elegido para la misa de doce, misa laica, of course, organizada ¿por En Marea?, ¿por Unidos Podemos?, ¿quién lo sabe?, en la que habrá hasta ocho concelebrantes. Cinco serán da terra, entre ellos Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, o Tone Gómez-Reino, el pijo que oculta su pasado y firmó a favor de la libertad del sanguinario De Juana Chaos, y los otros tres venidos del otro lado de Pedrafita: la valenciana Mónica Oltra; el tal Garzón, no Baltasar, sino Alberto, e Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón. Se supone que, pese a su condición de paracaidistas, no caerán del cielo, sino que llegarán por su propio pie, pero nunca se sabe. La expectación es máxima, pero más que por la forma en que se presenten, por lo que pueda decir Garzón después de que ayer afirmase: “Maduro y Chávez han sacado de la pobreza a millones de personas” y “el comunismo es defensa de los derechos humanos”. Solo le faltó cantar “Vamos a contar mentiras”.

La antológica víspera del mitin de los paracaidistas