El invento de Sánchez sobre Alcoa estoupou

|

A Coruña es una ciudad festeira, a cuyos habitantes les gusta andar de parranda e durmir de pé, pero llevaba una temporada –hay quien asegura que va para cuatro años– tristona, hasta que llegó Pedro “La sonrisa” Sánchez y contagió a todos su alegría. Qué felicidad saber que si vuelve a gobernar aprobará una ley de eutanasia. Al menos eso aseguró en el mitin que protagonizó el mes pasado en el colegio San Francisco Javier. A botar foguetes. ¡Cuánta falta hacía en la ciudad alguien que repartiese alegría! ¿De los problemas que de verdad afectan a los coruñeses...? No dijo ni una palabra; bueno, sí, alguna palabra reservó para Alcoa, pero inventadas porque afirmó que su Gobierno había aprobado el estatuto de consumidores electrointensivos, pero de la tal aprobación nadie tenía noticia. Después llegaron los capotazos de sus ministros y la promesa de que la normativa recibiría luz verde el 26 de abril, casualmente dos días antes de las elecciones. Pero, también casualmente, el día 25 el Ejecutivo renunció a su aprobación, con lo cual el futuro de los trabajadores de la planta de A Grela es más incierto todavía. ¡Vaya!, la alegría que trajo Sánchez no fue tanta; mejor dicho, esa alegría solo existió en su imaginación. ¡Qué tristeza!

El invento de Sánchez sobre Alcoa estoupou