BICHOS SIN CONTROL

|

Todo apunta a que el inesperado ataque a una vecina de Narón, en pleno baño, por parte de una serpiente de grandes dimensiones está relacionado con la infausta costumbre de utilizar animales exóticos como mascotas y que la simple huida de una de ellas puede acarrear, sino graves consecuencias, más de un susto. Son habituales los sucesos de similares características, pero en este caso las medidas preventivas han obligado a clausurar los servicios que utiliza una guardería infantil. Lo difícil será hallar al reptil una vez “instalado” en los desagües de fecales, pero no tanto encontrar al propietario para exigirle responsabilidades.

BICHOS SIN CONTROL