El desafío de poner en ridículo a Donald Trump

|

donald Trump es un salvaje, pero todavía piensa, con la entrepierna, eso sí, pero también de ahí salen las ideas de Nacho Vidal y el tío tiene su reputación. Pero el catalán es un profesional y el magnate –¡qué cuidado hay que tener para que no se bailen las letras y escribir mangante!–, es un amateur, de ahí quizá sus gatillazos cuando tiene que razonar. Pese a esos traspiés, parece un filósofo de la Grecia clásica en comparación con el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, quien pretende rebajar la edad de responsabilidad criminal de 15 a 9 años. Aunque el mandatario estadounidense acabase pariendo la mitad de las animaladas para las que se supone que tiene capacidad, será difícil que supere a las del político asiático.

El desafío de poner en ridículo a Donald Trump