El sismógrafo recupera la línea recta cuatro años después

|

El sismógrafo electoral de las municipales de 2015 registraba una línea recta en A Coruña desde el mismo momento de la pegada de carteles. Nada se alteró hasta que el podemismo militante se enfrentó a grandes dificultades para acceder a Palexco y conseguir un asiento idóneo para levitar con la contemplación de Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias. Entonces la aguja empezó a marcar unos picos inmensos, aunque es verdad que la cosa tenía truco, pues por orden del macho alfa solo se había abierto una puerta para que se viese a moreas de personas guardando cola en el exterior. Ahora, cuatro años después, en vez de acudir Iglesias a la ciudad coruñesa, lo ha hecho Irene Montero, la madre de sus hijos –de los que él es el padre– y casi había menos público que en un partido de los juveniles del Deportivo. Ni siquiera el acto se celebró en una gran sala, sino en los pasillos del recinto. Además, como teloneros del bolo actuaban Tone Gómez y Yolanda Díaz... Aun había gente de más. Otra línea recta en el sismógrafo.

El sismógrafo recupera la línea recta cuatro años después