UNA INVERSIÓN “GRUESA”

|

Las previsiones más optimistas hablan de que el trasvase de agua del lago artificial de Meirama a la presa de Cecebre resolverá el problema de abastecimiento en A Coruña y su comarca durante cien años. Sea así o por un período un poco menor, la obra requiere una inversión cuantiosa, ocho millones de euros –dos menos de los que se pensaba inicialmente–que no es fácil de cubrir en una situación de crisis como la actual, de ahí la importancia de buscar fuentes de financiación que liberen a los gallegos de sufragar al completo el proyecto. Y el primer paso está dado, puesto que el Estado costeará el “grueso” de los trabajos para construir la conducción. La cantidad exacta que supone ese “grueso” aún no se determinó, pero evidentemente será más de la mitad del coste total, con lo que las arcas autonómicas salen muy beneficiadas.

UNA INVERSIÓN “GRUESA”