Un hombre con alrededor de 67.000 años de vida

|

EN Galicia tenemos la cova Eirós, algo así como Atapuerca en versión enxebre, que prueba que la interculturalidad ya estaba de moda por estas tierras hace 10.000 años, pues, según los arqueólogos, entre esos penedos e rochas de Triacastela tenían su casita los últimos neandertales del norte de la Península, que llegaron a coexistir con los primeros humanos modernos. Incluso da la impresión de que algunos han sobrevivido hasta la actualidad y hasta los hay que ocupan puestos de responsabilidad. Algo similar, en cuanto a la supervivencia, ocurre en Filipinas. Un equipo de investigadores ha descubierto allí restos fósiles de una especie humana hasta ahora desconocida, el homo luzonensis, que vivió hace entre 57.000 y 67.000 años. ¿Alguien apostaría a que el presidente del país, Rodrigo Duterte, no es un homo luzonensis inmortal? Porque bruto es un rato. 

Un hombre con alrededor de 67.000 años de vida