Una mochila muy pesada

|

Ese es el problema. Que todos conocen su peso y tamaño ganados a lo largo de estos años de poder, desde una mayoría absolutista de la que tantos ejemplos tenemos.
Y es que tras la mochila “están” Fabra, Matas, Bárcenas, De la Serna y así hasta un centenar de “colegas” que hacen “cola” ante los juzgados y otros ya en la trena. Y sumando peso la Gürtel y la Púnica, con sucursales en Madrid, Valencia, Castilla-La Mancha, Castilla y León y por aquí entre la A y la Z…
Así las cosas no encuentran compañeros para repartir el peso y por eso no llega, no alcanza, la candidatura para repetir en el Gobierno. 
Además el pasado reciente arrastró un país, que, con él al frente, es el segundo con la mayor desigualdad de los países desarrollados. 
La brecha, en los últimos años, se ha disparado 14 veces más que en Grecia. Esta es la “marca España”, donde menos de dos docenas de nuestros conciudadanos tienen más dinero que otros catorce millones. 
Un país donde las empresas del Ibex han multiplicado se presencia en paraísos fiscales. Un lugar, este, donde al día la Administración destruyó más de un centenar de puestos de trabajo en sectores tan sensibles como la educación y la sanidad.
Esa mochila soporta también, como sabe la paciente ciudadanía, el copago, la subida del IVA, el aumento de los impuestos mientras otros gozaban de una amnistía fiscal. Todo esto, el peso soportado por los ciudadanos, tuvo su respuesta en las urnas. Además hay que contar con la suficiencia del candidato que, desde la bancada azul, ordenó a su rival que se fuera… que no volviera por el Parlamento. 
Desde su suficiencia repartió mandobles a los representantes de otros grupos y enconó aún más el caso catalán. Con lo expuesto hasta aquí parece razonable que no encuentre compañeros para ayudarle con el peso que fue “ganando” durante los últimos años.
De ahí que en la calle pidieron, urna por medio, un cambio. Y el cambio no puede ser más de lo mismo.
Como resumen a todo esto, valgan las palabras de José Ignacio Torreblanca en el diario “El País”: “Quien en un período de más de un mes fue incapaz de formular una oferta atractiva a sus potenciales socios, deja en evidencia el agotamiento personal de un líder sin ideas, gastado por los escándalos de corrupción y la gestión de la crisis”.

Una mochila muy pesada