CONTROL DEL GASTO SANITARIO

|

El crecimiento del gasto sanitario en las últimas décadas es un fenómeno compartido por las principales economías del mundo, especialmente las desarrolladas, aunque también lo han experimentado los países en vías de desarrollo y los emergentes.

Entre las razones de este incremento del gasto sanitario se pueden citar la prioridad que para los ciudadanos de los países industrializados supone disfrutar de una buena salud; el continuo desarrollo de nuevas tecnologías sanitarias y farmacéuticas cada vez más efectivas, pero también más costosas; el crecimiento de la población así como el envejecimiento, ya que las personas mayores hacen un mayor uso de los recursos sanitarios.

Durante cientos de años los hombres han venido actuando en la insólita confianza de que los recursos de la tierra fueran ilimitados y como si las soluciones a los problemas de mañana fueran una cuestión que debe plantarse entonces y no antes. Afortunadamente, desde hace unas décadas, el concepto de sostenibilidad viene filtrándose en el ámbito de las ciencias sociales y calando en los idearios de los dirigentes políticos, asumiéndose poco a poco que el futuro nos demanda muchas responsabilidades en el presente.

Todos los individuos quieren más vida y más salud, por tanto, hay que entender que el coste de este legítimo derecho va a seguir creciendo en los próximos años, de ahí la importancia de la sostenibilidad, la buena gestión y el control del gasto sanitario si de verdad queremos garantizar un derecho universal como sucede en España.

CONTROL DEL GASTO SANITARIO