Una grave inseguridad informática

|

Resulta preocupante el nivel de inseguridad al que someten las nuevas tecnologías a todo el estado. La última demostración ha sido el hackeo (reivindicado por la agrupación Anonymous Catalonia) de las cuentas de corre electrónico del tribunal y los fiscales que juzgan el intento de golpe de los secesionistas catalanes. A estas alturas todavía se desconoce el nivel de penetración que ha tenido ese hackeo, pero la realidad es que ha servido para demostrar que en un mundo netamente tecnológico la administración se ha quedado preocupantemente atrás. Al parecer, buscaban indicios de que la sentencia estuviera ya escrita, antes incluso de que se realizara la vista. Parece que no lograron su objetivo. Pero lo peor es que, si son capaces de penetrar con esa facilidad en los servidores del Ministerio de Justicia, cabe preguntarse que podrían hacer en ellos y si, incluso, serían capaces de manipular pruebas. La acción es muy grave.

Una grave inseguridad informática