La rebelión que no llega a Galicia

|

el problema de presumir de ser muy progre y vanguardista y pretender imponer tus ideas al partido es que, a veces, te salen contestatarios. Cuando son poquitos, te los vas cargando, pero cuando la revuelta es generalizada, por muy macho alfa que te sientas, tienes que recular, aunque solo sea para disimular e intentar coger impulso. En estas anda ahora mismo Pablo Iglesias, que se ha encontrado con la rebelión de once de sus comisiones de garantías autonómicas tras su última cacicada en Podemos. Eso sí, Carmen Santos, la gallega, no mueve ni un músculo, no sea que no salga en la foto. FOTO: Carmen Santos | AEC

La rebelión que no llega a Galicia