ACCIÓN EN FEVE

|

La decisión de FEVE de apartar del servicio activo al maquinista que dio positivo en consumo de alcohol tras circular con su coche en dirección prohibida por la ciudad, no solo es la que se esperaba sino, evidentemente, la demandada por el más común de los sentidos. La inconsciencia que representa que alguien en tal estado y sin apenas descansar pretenda conducir un tren raya en el esperpento y aporta una clara idea de que, en más ocasiones de las deseadas, es el factor humano el que contribuye a generar dramas de insondable alcance. FEVE ha actuado con presteza y es justo reconocer la necesaria y obligada inmediatez de su decisión.

ACCIÓN EN FEVE