Semana Santa

|

Solo en esta Semana Santa algo de música y un territorio donde el viento y el mar no se dignaron a no ser nadie. Qué poco somos ante estos pequeños avisos de temporal que hacen música día y noche, como si no se fueran a cansar nunca. Cantan canciones, redoblan puertas, “se baten” y todos estamos a la espera de un ruido desconocido, de un estruendo que haga que la orquesta desafine. Al final un secuestro que resultó una historia de amor, un amor que acabará en la cárcel y en el desdén de la amada. Un mundo que no sabe tratar al amor qué vamos a esperar de él. De Egipto a Chipre, el amor no tiene alas, un amor entre tanto fuego, entre tanto desacuerdo, entre tanto niño abandonado en el corazón de Europa. Los niños son delincuentes, los amantes secuestran aviones. Los niños juegan en la barandilla de un puerto del Norte, mientras las olas baten y les mojan los pies. Canta Ben Watt un disco a mar y a temporal “North Marine Drive”, una portada llena de vitalidad invernal y una canción que aplaca la lluvia: Some Things Don`t Matter. Sí, algunas cosas no importan.

Semana Santa