ES EL CESTO, CIUDADANOS

|

Hace tanto tiempo, y lo repitieron tantas veces, que aburre recordarlo: en una multitudinaria reunión de las jerarquías del Partido Popular rodeando a su líder, Mariano Rajoy, aseguró que las acusaciones a su partido no eran más que mentiras que, juntas, merecían llamarse “proceso general contra el PP”.
Después pasaron a lo del “cesto” y las tres o cuatro manzanas podridas. Finalmente, con la que está cayendo y los “caídos” en los múltiples procesos contra la corrupción –por no contar los que ya están en el “trullo”–, se inventaron otro argumento: ya no están, ya no son, del partido. Es como si un asesino se defendiera ante el juez con un “ya no soy su marido. Soy su viudo”. Pero es que uno y otros cometieron su delito siendo lo uno y lo otro… 
Pero, sobre todo, porque la actualidad golpea de nuevo ¡y en plena campaña! al partido que nos gobierna: un parlamentario y el embajador en la India cobraban comisiones, llegaron al soborno, mientras se forraban en operaciones que, los más fieles, acusan de poco éticas y la justicia investiga como corrupción. Además Hacienda pide explicaciones, pues, al parecer, a todo esto se le une un olvido a la hora de presentar la declaración….
Y el mismo día la fiscalía investiga a Villar Mir, el empresario que intentó un “pelotazo” en las obras del AVE entre Santiago y Ourense. Otro patriota investigado además por donaciones generosas al partido de la gaviota…
Y por estas fechas se descubre que la televisión de Castilla-La Mancha (territorio de Cospedal, que cerró centros sanitarios, hasta que la justicia le obligo a su reapertura) dejó un agujero que pone en relieve la política “marianista” de recortar por aquí y por allí (educación, sanidad, dependencia) para tener una pasta gansa y poder apuntalar, engrasar, a sus altavoces…
La Seguridad Social sufre, pues la hucha (¡una herencia recibida de la que no hablan!) se queda en la mitad después de las quitas del Gobierno…
Además, el mandato del PP acaba con un saldo de diecisiete mil quinientos millones más en impuestos.
A todo esto: casos Rato, Trillo, Pujalte, Gürtel, Púnica, etc., como antes con Fabra, Mata, etc., el presidente contenta con un “no sé, no me consta” y ya son muchos los que empiezan a pensar que efectivamente no tiene ni idea de por dónde van los tiros. Y no eran tres, cuatro manzanas. Es el cesto. 

ES EL CESTO, CIUDADANOS