Conducir se va a acabar

|

Conducir se va a convertir en una actividad en desuso. El Consejo de Ministros ha decidido que la velocidad máxima en el centro de las ciudades serán los 30 kilómetros por hora y, rápidamente, ya hay cola de ayuntamientos dispuestos a aplicar la medida. De este modo, va a resultar más rápido bajar dando un paseo al centro que ir en coche. Cierto es, alegarán algunos, que ahora mismo la velocidad media ya debe de rondar esa cifra, pero eso es en las grandes urbes, no en estas ciudades de andar por casa que tenemos en provincias y en las que, coger el coche sigue saliendo rentable si no se tiene en cuenta lo de pagar el parking y la gasolina consumida. Otra cosa muy distinta es la subida en la retirada de puntos a los que pillen hablando por teléfono. Serán seis en lugar de los tres que se perdían hasta ahora. Y, si se piensa bien, hasta pocos parecen, ya que se sigue viendo a mucho mostrenco con en teléfono en la oreja y sin fijarse en lo que sucede delante de él en la carretera.

Conducir se va a acabar