MARQUE LA X

|

Los romanos dijeron: “Roma no paga traidores” a quienes traicionaron y entregaron a Viriato. El Sanedrín pagó 30 denarios a Judas por traicionar a Cristo. Pero la Iglesia pagó 30 euros por apropiarse de la Alhambra, expropiándosela al pueblo y a la Historia. Estos sí que saben. El moro Boabdil lloró, no por no haberla defendido, sino por los 8.000.000 de euros anuales que cobrarían en entradas los perros infieles, sin pagar IVA a hacienda.
Mientras, el Papa Francisco (cabreado con Bertone por hacerse un pisito de soltero de 700 metros cuadrados, cuando él vive en un apartamento pequeño), no sé sabe qué pensará del asunto de la Alhambra.
Quizá, que alguien debería tirar esos treinta euros al interior del templo, buscar una higuera y, como Judas, colgarse de ella. Incluso con ayuda.  Yo, caritativo como siempre, no tendría reparo en echarle una soga, y una mano, con tal de ayudarle a lavar su conciencia.

 

MARQUE LA X