Teima, un ejemplo de superación compartida

|

Teima Ferrol alcanza sus 20 años de vida, y lo celebra hoy, con un gran evento en el nuevo auditorio de Caranza. Es una efemérides importante, para Teima, y también para Ferrol. Un ejemplo de superación que muestra como esta asociación ha sido capaz de nacer y crecer, por sus propios medios, con poquísimas ayudas, en un contexto de máxima dificultad y de gran limitación de medios. Han madurado como asociación a lo largo de estos años con la vocación clara de ayudar a las familias de Ferrol y de toda la comarca que un día descubren que su hijo nacerá con síndrome de Down. En ese momento tan difícil y complejo para cualquier persona, es cuando Teima entra en la vida de muchas familias. Para ayudar, para apoyar y para pasar a formar parte, ya para siempre, de esa familia, de esa familia de familias, que es Teima Ferrol. Familia de familias unidas por un nexo común. 
Como entidad social tienen un objetivo perfectamente claro: el apoyo mutuo, el asesoramiento, y la prestación de servicios para que las personas con síndrome de down puedan enfrentarse a los retos diarios que supone la vida. Ahí está Teima.  En la educación y la formación en la edad más temprana. En la integración plena de los chicos y chicas con síndrome de Down. Y en un aspecto clave que les otorga mayor autonomía, la inserción laboral, algo tan difícil en estos tiempos para cualquiera. En la normalización de la vida autónoma de las personas con síndrome de Down, y también en la preparación para la vida en pareja. Tienen los mismos derechos que los demás. Las mismas aspiraciones. Pero son más vulnerables. Por eso existe Teima. Para tratar de lograr la igualdad plena y real, para alcanzar la integración social de las personas con síndrome de Down, sin discriminación alguna.
Hay ejemplos de superación muy populares como el de  Pablo Pineda, primer universitario con síndrome de Down, que reivindica para el colectivo la posibilidad de disfrutar de una vida plena. Pero yo me quedo con los héroes anónimos. Esos que no salen en los periódicos. Que están entre nosotros. Luchando día a día, por superar las limitaciones que impone la sociedad en la que vivimos. Muchos de esos héroes anónimos están en Teima. En esa gran familia de familias, ejemplo de superación compartida. 

 

Teima, un ejemplo de superación compartida