Un poco de morbo para empezar la Liga

|


EL Eibar no es uno de esos equipos que todo buen deportivista incluye en sus oraciones diarias pidiendo a Dios que lo castigue con el rayo exterminador. En cambio, Gaizka Garitano, que permaneció en Ipurua durante once temporadas, no deja pasar una noche sin rogarle el Altísimo que colme al club de toda clase de dichas. Pues bien, su estreno como entrenador blanquiazul será contra el equipo de su vida. Nadie le va a pedir que corra por la banda como Fernando Vázquez cada vez que sus jugadores actuales marquen un gol; con que plantee bien el partido y los puntos se queden en Riazor será suficiente. No sería un mal principio de Liga.

Un poco de morbo para empezar la Liga