La olvidadiza Bescansa se la juega

|


CAROLINA Bescansa renunció a seguir la tradición familiar, vinculada desde hace varias generaciones a la farmacia, con el laxante como producto estrella, y decidió volar en libertad. Muy propio de una niña pija que quiere ser rebelde y decide ser hippie. Qué mejor, pues, que especializarse en sociología. Dicho y hecho, se hizo socióloga y, dicen, de las buenas. Mejor dicho, decían, porque ya han surgido las dudas y ella misma se ha encargado de alimentarlas, pues ha reconocido que se olvidó de hacer una encuesta propia antes de las elecciones –“fue un error gravísimo”, ha admitido–, que quizá hubiese servido para que el sorprasso no acabase en tortasso. Pese a ese tremendo fallo, Pablo “Viva la Gente” Iglesias le ha encargado a sondaxe para determinar por qué se estrellaron el 26-J. Veremos si al final el amoroso herbicida Pablo Echenique no decide que es ella a quien hay que mandar a galeras.

 

La olvidadiza Bescansa se la juega