Baltar salva Os Blancos

|

ASÍ transcurran siglos y siglos, nadie podrá arrebatar a José Luis Baltar el honor de haber fundado la primera dinastía política en la Galicia del siglo XXI. Hito que escenificó con su hijo en febrero de 2012 al transmitirle la presidencia del virreinato de Ourense. Baltar I era un padre amantísimo para todos sus paisanos, sobre todo con los que necesitaban empleo, a quienes colocaba en la Diputación sin el menor problema, aunque supusiera que hubiese puestos triplicados, cuadruplicados y hasta quintuplicados. Baltar II es también un gran padre de familia, tanto que no solo acoge en su seno a personas, sino incluso a ayuntamientos. Lo ha hecho con el de Os Blancos, el más moroso de España, al que devoraban las deudas. La corporación provincial asumirá determinadas competencias y el concello podrá sobrevivir. Será pobre, pero al menos mantendrá la respiración. Menos mal que el virrey dio ese paso, porque con el topónimo del municipio no hubiese sido raro que el Ku Klux Klan o una hermandad nazi pretendiesen asumir la Alcaldía.

Baltar salva Os Blancos