La vergüenza de haber sido lo que fuimos

|

En el fondo somos un poco acomplejados. Si los norteamericanos hubieran dado la primera vuelta al mundo, a estas alturas, habría doscientas películas sobre la aventura, todos conoceríamos la fecha de partida y llegada de la expedición y hasta habría alguna teoría de la conspiración que negara la gesta. Algo así como lo que sucede con la llegada a la Luna. Sin embargo, a nosotros nos da pudor ir por la vida de importantes y cuando recordamos el quinientos aniversario de aquel viaje, lo hacemos con timidez, casi con vergüenza, como si tuviéramos que pedir perdón por haber dominado los mares en una etapa de nuestra historia. Una banderita en Sevilla y un velero que intentará seguir la ruta que concluyó Elcano. Poco más. Ojalá algún día consigamos sacudirnos todos nuestros complejos.

La vergüenza de haber sido lo que fuimos